Tantra Yoga

Science Of Peace I

7,89

Música para el reencuentro, para el silencio y la mirada, para el placer y el descanso, música para dejarse llevar, para fluir, para amar, para vaciarse sin más.
Música para escuchar, respirar y expandir los sentidos.
Sonidos, espacios, deseos para un despertar compartido.

Duración total: 54:12 min.
PRODUCTO DE DESCARGA DIGITAL
Archivos de audio Mp3 estéreo, 256 kb/s, 44100 Hz.

Categoría:
1:13 min.
      1. Poema

0,89Añadir al carrito

6:16 min.
      2. Alma

0,89Añadir al carrito

36:17 min.
      3. Mar

4,49Añadir al carrito

10:23 min.
      4. Gruta

1,69Añadir al carrito

También disponible en iTunes

Comentario del autor

Tantra Yoga ha sido el que mas costó sacar adelante, fue el primero y además no era fácil comenzar con un tema como el Tantra.

El primer poema “Poema I” fue la excusa perfecta para reparar en la dificultad de las relaciones humanas profundas. Todos nos hemos sentido solos y rechazados en algún momento. Detrás de toda ausencia se esconde la necesidad de amar y ser amados, que es el auténtico motor de la vida.

“Alma” lo compuse en un momento de mucho dolor y mucho amor a la vez. Esta música me enseñó (…con los años) la enorme belleza que se esconde en la necesidad mutua entre los seres humanos.

Con “Mar” quise crear unos sonidos que incrementasen la consciencia mientras se hace el amor. Unos sonidos que te llevasen a calmar el ritmo del juego sexual, a integrar a nivel celular la enorme energía generada en el acto sexual.

…Las olas del mar nos sugieren un retorno al origen, al infinito, al espacio potencial del que venimos y al que vamos.. Los violines disparan la parte emocional pero la dejan flotando, no la rompen, no la cierran, el sentimiento se vuelve transpersonal; no soy yo, no es el otro, si no todo lo que representa el otro en mi y el agradecimiento hacia el otro por permitir que desarrolle mi capacidad de amar en él.

Al final, en “Gruta” hay una propuesta de recogimiento en el silencio, en el interior del otro, en lo mas profundo de nosotros mismos. La barrera entre el “tu” y el “yo” se diluye.

Tantra Yoga es una invitación a la sexualidad meditativa.